sábado, 31 de diciembre de 2011

"Entre los genios más extraordinarios que ha producido el mundo en sentimientos y pensamientos de caridad cristiana, ninguno ha superado hasta ahora al ínclito español, hijo de Motril, al Eminentísimo Belluga."

Juan Ortiz del Barco. Crónicas Motrileñas. Los Moreno Salcedo. San Fernando, 1909.

Presentación

El presente blog es una iniciativa personal que sólo ha tenido un objetivo: dar a conocer la figura y obra de uno de los más ilustres hijos de Motril: D. Luis Antonio Belluga y Moncada, Cardenal de la Iglesia Católica, al cumplirse en este año 2012 el CCCL Aniversario de su nacimiento.

Como es conocido, el Cardenal Belluga (Motril, 1662-Roma, 1743) fue una de las figuras más preeminentes de su época, tanto en el estamento eclesiástico, donde ocupo importantes cargos pastorales desde su juventud y hasta su ascenso al cardenalato, como en el civil, donde gozó del favor del rey Felipe V, primero de la Casa de Borbón, que consolidaría su ascenso al trono de España gracias, entre otras, a la decisiva intervención de Belluga en la contienda sucesoria.

Su figura sin embargo, se diluye con el paso de los años en la memoria de su ciudad natal, a la que de una forma muy especial cuidó el Cardenal procurándole, desde su puesto en el Vaticano, no pocos beneficios. A su iniciativa corresponde la fundación de varias instituciones educativas para los hijos de Motril. A su intersección se debe igualmente la erección de la Iglesia Mayor Parroquial de La Encarnación como Colegiata Insigne por Bula Papal dada en Roma por S.S. Benedicto XIV en 1742, resaltando así la importancia de la ciudad y procurando con ello el mejor cuidado del culto divino en Motril. Asimismo a su generosidad y amor por su tierra natal se debió una de las acciones más significativas de nuestro Cardenal en Motril: la construcción y singular dotación de una capilla en el primer templo motrileño para la extensión del culto y la devoción a Nuestra Señora de los Dolores, obra que comenzaría en 1730 concluyéndose ocho años más tarde.

Desgraciadamente nada de todo este importante legado ha llegado a nuestros días, convertida la figura del Cardenal Belluga y Moncada sólo en un referente de épocas más esplendorosas de la historia de Motril. Su recuerdo se materializa hoy en nuestra ciudad, en el título de una de sus calles y uno de sus centros escolares, en una escultura mal ubicada y un retrato en las dependencias de la Casa Consistorial.

Pensamos que efemérides como la que se conmemora en este año, deben suponer un punto de inflexión en la memoria de las personas, más aún cuando se trata de una figura de tan relevante importancia en la historia de Iglesia Universal y, desde ella, en la historia nacional y, como no, local. Nuestro blog nació con ese objetivo hace ahora dos años, si bien no hemos considerado oportuno su conocimiento público hasta el momento presente en el que, en nuestra opinión, deberían comenzar los actos conmemorativos de este CCCL Aniversario.

La vida y obra del Cardenal motrileño han sido largamente estudiadas por historiadores de todas las épocas, por ello no hemos pretendido en ningún caso redactar una biografía exhaustiva del personaje -labor que por otra parte excede nuestra competencia profesional- centrando nuestro interés en crear un instrumento digital acorde con un mundo inmerso en las nuevas tecnologías de la información y comunicación que permita el acercamiento a la figura del Cardenal Belluga facilitando, a partir de algunos breves comentarios biográficos, el acceso a toda la información digital que sobre él hemos localizado.

“Eminentísimo Belluga” aprovecha las posibilidades de las plataformas digitales estáticas de una forma que consideramos novedosa, toda vez que no pretende ser un lugar de encuentro y comentario por parte de sus lectores, sino que se vale de la versatilidad y facilidad de uso del blog digital para crear un sitio wed básicamente destinado a la consulta, documentación e información.

Estructurado en tres bloques, “Eminentísimo Belluga” secuencia en la línea principal de sus entradas, los hechos más relevantes de la trayectoria vital del purpurado motrileño junto a otros aspectos quizás de menor interés biográfico pero que nos han resultado significativas para el conocimiento del personaje y, de forma muy especial, su relación con su ciudad natal. Nuestra principal aportación en este sentido creemos que está en la inclusión de un amplio repertorio de imágenes que permitan visualizar los escenarios, figuras o hechos a que se refieren cada una de las entradas citadas. Asimismo son numerosos los enlaces con textos originales, estudios específicos, lugares o sitios wed, etc., donde encontraremos nuevas referencias o ampliaciones a la propia entrada.

En segundo lugar hemos querido aportar una relación de estudios biográficos del Cardenal Belluga, enlazando, siempre que ha sido posible, la referencia bibliográfica con el documento original digitalizado.

Por último, bajo la denominación genérica de Iconografía, hemos recopilado un significativo número de retratos del Cardenal creando, cuando ha sido posible, la ficha técnica de los mismos.

Como cualquier propuesta digital “Eminentísimo Belluga” es un proyecto abierto y  en continuo desarrollo, por ello, aunque hemos limitado la inclusión de comentarios, si hemos habilitado una cuenta de correo (cardenalbellugaymoncada@gmail.com) donde quisiéramos contar con las sugerencias y aportaciones de sus posibles visitantes.

No podríamos cerrar esta breve introducción sin hacer un expreso agradeciendo a Dª Elisa Armas de la Cruz, compañera docente de cuya amplia experiencia en el uso del Blog dan cuenta sus numerosas aportaciones en este nuevo campo de la metodología didáctica. Su ayuda inestimable ha sido el soporte técnico de este trabajo.



En junio de 2010 y a instancias de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la ciudad de Motril redactamos una breve reflexión titulada “Ante el CCCL Aniversario del nacimiento de Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Belluga y Moncada, Ilustre hijo de la ciudad de Motril”. Se trataba de un planteamiento preeliminar para la conmemoración del aniversario natal del Cardenal Belluga que desgraciadamente tuvo un corto recorrido. En la preparación del mismo nos surgió la idea de crear el presente blog como aportación personal paralela al resto de los actos propuestos. Confiamos hoy en que sirva para el objetivo ya enunciado y desearíamos que fuese instrumento útil para la preparación del justo reconocimiento de la ciudad a su Ilustre hijo en el significativo año en que se cumplen trescientos cincuenta de su nacimiento.

Francisco Posadas Chinchilla

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Nacimiento y bautizo de Belluga

El Cardenal Belluga y Moncada nació en Motril el 30 de noviembre de 1662. Sus padres, también nacidos en Motril, fueron D. Luis Belluga y Moncada Torre y D.ª María del Castillo López de Haro. Sus abuelos paternos D. Luis Belluga y Moncada Patino y D.ª Isabel Ramírez Serrano, y maternos D. Sebastián del Castillo y Haro y D.ª Marina de la Fuente Arana, descendían de nobles familias castellanas.

No se conserva el libro de bautismos de la Parroquia Mayor de La Encarnación de Motril donde quedara inscrito, pero sí la transcripción que del capítulo correspondiente a Belluga realizada por D. Juan Ignacio de Alfaro y Aguilar el 14 de diciembre de 1685 para el “Expediente de Pruebas de Legitimidad y Limpieza de Sangre de Luís Antonio Belluga Moncada, para la obtención de una Beca de entrada en el Colegio de Santa María de Jesús” y cuyo tenor es el que sigue:

“En la ciudad de Motril a treinta días del mes de noviembre de mil seiscientos y setenta y dos años, yo el Licenciado Diego Rodríguez de licencia de el Licenciado Fernando Pérez Cura de esta ciudad Bauticé a Luis hijo de D. Luis Belluga, y de Doña María del Castillo su mujer. Fueron sus padrinos D. Juan Belluga regidor de esta ciudad y familiar del Santo Oficio y Doña Antonia de Escobar su mujer, testigos Antonio Pérez Manuel de Mora y Josepf de Lucena vecinos de esta ciudad. El Licenciado Fernando Pérez = Licenciado Diego Rodríguez”

martes, 29 de noviembre de 2011

Infancia y primeros estudios

Murieron los padres de Belluga cuando éste contaba tres años de edad, quedando, junto a sus dos hermanas, al cuidado de su abuela materna Dª María de la Fuente y Arana y su tío D. Luis Belluga Mortara, a la sazón Beneficiado de la Iglesia Mayor Parroquial de La Encarnación.

Todas las crónicas hablan de la inclinación al orden sagrado del joven infante Belluga, cosa por otra parte normal dada la influencia ejercida sobre él no sólo por su tío, que se hizo cargo de la primera educación del niño, sino por una tía suya monja de clausura. José Molero, quizás el primer biógrafo de Belluga, afirma: “me aseguran, que una tía de nuestro Eminentísimo Señor Belluga, solía decir, cuando este era niño, que habría de ser Cardenal”.
Convento de la Victoria. Motril

Realizó sus primeros estudios en el Convento de la Victoria de Frailes Franciscano Mínimos de San Francisco de Paula, fundado en Motril en 1573, ordenándose de menores al cumplir los catorce años.

lunes, 28 de noviembre de 2011

El Motril de Belluga

Con dieciséis años, Belluga entró en el Colegio Mayor de San Bartolomé y Santiago de Granada. Hasta entonces debió vivir en Motril junto a su tío y abuela, desconociéndose si durante el periodo de colegial granadino visitaría su ciudad natal. Referimos aquí algunos datos del Motril en que vivió el Cardenal su infancia.

Motril en el siglo XVII
Belluga conocería una ciudad que había adquirida tal título pocos años antes, en 1657, y que sobrepasaría por entonces los 6000 habitantes. Aunque su uso era cada vez menos necesario, los límites de Motril vendrían dados por la antigua muralla, tras la que se extendía al sur, una extensa vega plantada de cañas de azúcar, al poniente el barrio del Manjón, al que se accedía desde la puerta de Granada, y al este tras atravesar el Postigo de Beas, el Barrio del Corucho.
Intramuros se encontraban el Convento de Mínimos de San Francisco de Paula, el Hospital de Santa Ana con su templo y la Iglesia Mayor de la Encarnación. La estructura de este templo en la infancia de Belluga se asemejaría bastante a la actual, si bien con los añadidos desaparecidos de los testeros norte y sur. El crucero había sido terminado en 1620 y la entrada al templo podía hacerse aún por la puerta del testero oeste. El altar mayor se componía de un tabernáculo y sagrario, decorado con siete pinturas sobre tabla y columnas, coronado por el crucificado expirante llamado de Guájar. En ella se veneraba ya, como gran devoción motrileña, la imagen del Nazareno que tallara Jusepe Micael Alfaro y Serrano.

Ntro. P Jesús Nazareno.
Jusepe Micael Alfaro, 1636.
Extramuros de la ciudad se levantaba el convento franciscano de La Asunción y el de frailes Capuchinos, las ermitas de San Roque (hoy Iglesia del Carmen), San Antonio, San Sebastián, San Antón y Nuestra Señora de la Aurora cuyas obras de ampliación muy posiblemente conoció el joven Belluga, pues concluyeron en 1679 un año desues de su marcha a Granada.

Desde 1635 existía el actual Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, si bien su desaparecida decoración barroca no debió ser conocida por Belluga, pues tanto su retablo como las yeserías del camarín de la Santísima Virgen correspondían a las primeras décadas del s.XVIII cuando Belluga era ya Obispo de Cartagena.

La vida de la ciudad giraba en torno al cultivo de la caña y su transformación en azúcar en los ingenios existentes en la época, Trapiche, Viejo de Lucas Herrera, Nuevo de Nicolás Ruiz de Castro, Toledano de Juan de Francis, de la Palma de Juan de Victoria y Castro.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Colegial en Granada

Colegio San Bartolomé
y Santiago de Granada
En 1678, con dieciséis años, Belluga ingresa en el Colegio de Santiago de Granada, desde 1702 y hasta nuestros días, Colegio Mayor de San Bartolomé y Santiago.

El centro educativo era regido por los Padres de la Compañía de Jesús lo que influirá notablemente sobre la personalidad del futuro Cardenal que mostrará, en reiteradas ocasiones, su amor por los Jesuitas, por ejemplo con la fundación de un Colegio de la Compañía en su ciudad natal.
Galerías del Colegio
En los ocho años de formación granadina, Belluga estudia filosofía, teología, cánones y leyes, recibiendo todas las órdenes mayores menos el presbiterado. El profesor Vilar observa que según los testimonios conservados “fue un brillante estudiante…. que se ganó el aprecio de compañeros y profesores por su conducta ejemplar, laboriosidad y talante reflexivo, modesto y desprendido”.

sábado, 26 de noviembre de 2011

El Oratorio granadino de San Felipe Neri

Iglesia del Perpétuo Socorro,
Granada.
Durante los siete años de estudios en Granada, Belluga conoce y frecuenta  la Congregación del Oratorio de San Felipe Neri, cuya filiación marcará el resto de su vida.

El oratorio granadino se encontraba en la Iglesia de San Felipe Nerí, hoy del Perpetuo Socorro, a escasos metros del colegio Jesuita de Belluga.

Dolorosa,
José de Mora 1671.
La profunda devoción del Cardenal Belluga a la Virgen de los Dolores que tan marcadamente demostró el resto de su vida, nacería a los pies de la titular de aquel oratorio: la Dolorosa que tallara José de Mora en 1671 y que hoy se encuentra en la Iglesia de Santa Ana de Granada.

Breve etapa sevillana

El Colegio Mayor de Santa María de Jesús de Sevilla, germen de la actual Universidad Hispalense, fue creado en 1505 por el arcediano de la Catedral Maese Rodrigo Fernández de Santaella, nombre por el que era popularmente conocido.

Desaparecida fachada del Colegio de Santa María
de Jesús, Sevilla.
Aunque pensado inicialmente para acoger a estudiantes pobre, la exigencia de pruebas de legitimidad y limpieza de sangre lo convirtió en pocos años en un selecto colegio para clases pudientes, que aseguraba el ingreso de sus becados en la carrera política o eclesiástica.

En enero de 1686 Belluga obtiene una beca para completar sus estudios en él, revalidando en menos de un año sus estudios de bachiller, Filosofía, Teología, Derecho Canónico y Derecho Civil.

Con este bagaje formativo, en diciembre de 1686 oposita a las plazas de canónico magistral de Córdoba y Coria, ganando la primera de ellas que cedió a favor de un opositor de mayor edad.

viernes, 25 de noviembre de 2011

El expediente de limpieza de Sangre de Belluga

Como hemos comentado para el ingreso en el Colegio de Santa María de Jesús era necesario demostrar la limpieza de sangre, es decir, no ser descendientes de moros o judíos, así como comprobar la legitimidad familiar y buenas costumbres del aspirante.

Para la concesión de la beca que permitiría la estancia de Belluga en el colegio sevillano, el 21 de septiembre de 1685 D. Diego Félix de Capeda y Cobos, a la sazón Rector de la Institución, abrió el oportuno expediente de "Limpieza de genealogía, vida y costumbres". El expediente completo, que consta de 116 hojas y contiene un extenso número de testimonios sobre la familia, vida y personalidad de Belluga, fue aprobado cuatro meses después, el 24 de enero de 1686.

Un concienzudo interrogatorio de dieciocho preguntas que se realizó, bajo juramente, a conocidos y familiares de Belluga en Sevilla, Granada y Motril, ciudades, éstas dos últimas, a las que se desplazó D. Juan Ignacio de Alfaro y Aguilar, Colegial de Santa María de Jesús, para recoger de primera mano los testimonios de los familiares, vecinos o compañeros del futuro Cardenal.

   
          

jueves, 24 de noviembre de 2011

Canónigo Magistral en Zamora

Catedral de Zamora en un grabado del s. XVIII.
Apenas un año después de su ingreso en el colegio sevillano, Belluga opta a sendas canonjías en Córdoba y Coria, obteniendo la primera de ellas, si bien la rechaza en favor de otro opositor, al parecer, de mayor edad. Este extremo es puesto en duda por el profesor Sobejano en su trabajo biográfico sobre el Cardenal Belluga, pues opina que la mediación de personas cercanas al Cabildo Catedral, pudieron haber influido en el resultado de la oposición.

En cualquier caso el 31 de enero 1687 Belluga vuelve a presentarse a un nueva oposición, que en esta ocasión sí gana, convirtiéndose en Canónigo Magistral de la Catedral de Zamora.

De manos del Obispo de aquella diócesis, Fray Gaspar de Vergara, sería ordenado presbítero, a la vez que tomaba posesión de su nuevo cargo, cuando contaba veinticinco años, edad mínima exigida para acceder al orden sacerdotal.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Canónico lectoral en Córdoba

Cardenal Salazar.
Tres años después de su llegada a Zamora, el 5 de noviembre de1689, Belluga oposita y gana la plaza vacante de Canónigo Lectoral de la Catedral de Córdoba, donde permanecerá durante quince años ganándose el afecto y consideración del Obispo diocesano y posterior Cardenal, D. José Salazar y Toledo.

Portada del Seminario
de San Pelagio, Córdoba.
En correspondencia con su cargo ejerció de profesor de Sagrada Escritura en el Seminario Conciliar de San Pelagio de la Capital andaluza. Ganándose la estima de los cordobeses por su predicación que, como destaca J. Molero en su biografía, era “en estilo llano y familiar ( ) y con tanto fervor que, arrepentidos, innumerables lloraban sus culpas, y desengañados, enmendaban sus vidas”.

D.Rafael Vázquez Lesmes ha documentado el proceso de oposición de Belluga a la canonjía cordobesa, y muy singularmente el nuevo expediente de limpieza de sangre a que se vio sometido el motrileño para la obtención definitiva de la plaza, en su artículo "El Cardenal Belluga, canónico de la Santa Iglesia Catedral de Córdoba".

martes, 22 de noviembre de 2011

Fundador del oratorio cordobés

Portada del Palacio de la
Familia Venegas, Córdoba.
Lo que no consiguió en Zamora por falta de medios suficientes, sí lo logrará en Córdoba donde Belluga destinaría gran parte de las rentas de su canonjía a la fundación de la Congregación Cordobesa del Oratorio de San Felipe Nerí.

La fundación no estuvo exenta de dificultades por cuento el propio Obispo Salazar y el Cabildo Catedral se opusieron en principio a la misma. Con todo, el tesón de Belluga terminaría venciendo las reticencias y el 15 de septiembre de 1696 quedaría instituido el oratorio cordobés en un palacio cedido a tal fin al lectoral de Córdoba por la familia Venegas de Hemestrosa.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Fray Franciso de Posadas

El hoy Beato Francisco de Posadas, tuvo un relevante papel en la vida de Belluga durante su etapa Cordobesa.

Dominico del Convento de San Pablo, Fray Francisco fue confesor del cardenal motrileño y su influencia sobre Belluga fue decisiva para que éste accediera a abandonar Córdoba y aceptara el Obispado de Cartagena.

Aunque no se produjo hasta el 20 de septiembre de 1818, ocupando la silla de Pedro el Papa Pío VIII, fue Belluga quien inició, en su etapa romana, su proceso de beatificacion.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Obispo de Cartagena

El nombramiento de Belluga como Obispo de la diócesis de Cartagena con sede en la ciudad de Murcia en 1705, vendrá precedida por el interés de Felipe V, ante la situación militar de la zona en la guerra de sucesión española, por que aquella sede fuera ocupada por alguien cercano a la causa borbónica.

El joven lectoral de la Catedral de Córdoba había redactado en 1704 un informe jurídico titulado “Defensa de los derechos del Señor Don Felipe V”, publicado en 1705 (recogido parcialmente en Imagen y propaganda de guerra en el conflicto sucesorio. (1700-1713) por Cristina Borreguero Beltrán), y que junto a los informes del Obispo Salazar y el jesuita confesor del Rey, convencieron al monarca para la presentación al Papa del candidato motrileño.

En Febrero de 1705 la Santa Cede designa a Belluga Obispo de Cartagena, pero aún tendrán que vencer las reticencias de éste a aceptar el cargo, cosa que finalmente hace más por obediencia que por propio deseo.

El Cardenal Salazar consagrará al nuevo obispo en su capilla de la catedral cordobesa (capilla de Santa Teresa) el 19 de abril de 1705, haciendo su entrada en la sede murciana el 5 de mayo de ese mismo año.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Belluga y el Rey Felipe V

La relación del monarca Español con el Obispo y luego Cardenal motrileño, se basa en el mutuo sincero respeto y admiración que se profesaban ambos personajes.

Belluga se granjeó la amistad del Rey por su ardua defensa de los derechos sucesorios del primer Borbón, antes incluso de su promoción a  Obispado de Cartagena. Por su parte Felipe V, que lo nombró miembro de su Real Consejo, tenía en alta estima la opinión y actuación de Belluga, “cuando el Obispo de Murcia lo hace, razón tendrá” afirmó en más de una ocasión.

La lealtad de Belluga al Rey de España fue una de sus constantes durante toda su vida, sin que ello fuera óbice para mantener posturas encontradas con el mismo en diversas ocasiones, como demuestra su frontal oposición a las posturas regalistas defendidas por ministros y asesores del Rey, y que fueron enérgicamente combatidas por Belluga en su famoso “Memorial del Doctor D. Luis Belluga, Obispo de Cartagena al Rey Phelipo Quinto, Sobre las materias pendientes con la Corte de Roma, y expulsión de Nuncio de Su Santidad de los Reynos de España”.

A pesar de los desencuentros Belluga fue un leal súbdito que contó con el apoyo real manifestado en los reiterados nombramientos y distinciones con los que el Rey quiso distinguirlo, Capitán General de los reales ejércitos, Virrey de Valencia, Caballero de la Real Orden de San Genaro, Ministro del Rey en la corte de Roma y Protector de España, título este último que Felipe V dejó vacante a la muerte de Belluga y hasta el final de su reinado.

Belluga por su parte, puso bajo el auspicio del Rey todas sus Pías Fundaciones, patronazgo Real confirmado y por la  “Real cédula confirmatoria de las fundaciones de Belluga” de 1742.

Pero sin duda la más clara evidencia del respeto y estima del Rey por el Cardenal Belluga viene dada por la deferencia que de él hace al considerarlo repetidamente como “nuestro padre”.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Belluga y la Guerra de Sucesión Española

La primera etapa del nuevo obispo de Cartagena viene marcada por su obligada participación en el enfrentamiento sucesorio desencadenado en 1701.

A los pocos meses de su llegada al Obispado, finales de 1705, Belluga tiene que interrumpir su primera visita pastoral a la diócesis para hacerse cargo de la recién constituida Junta de Guerra y Defensa de la ciudad de Murcia ante los avances del ejercito austracista desde la ciudad de Valencia sobre el territorio murciano.

La presidencia de la citada Junta de Defensa lleva aparejado el cargo de Capitán General de Murcia, máxima autoridad militar y política de la ciudad. En esa condición y ante los llamamientos del Gobernador de Alicante, cercada por el ejercito aliado, Belluga al frente de 4000 hombres libera la ciudad y establece su cuartel general en la de Villena, desde donde recibe las ayudas que le rey le hace llegar para la defensa del Reino de Murcia.

En el verano de 1706 los ejércitos del pretendiente avanzan sobre Murcia tomando importantes plazas como Orihuela y Alicante, esta última fue saqueada entre el 8 y 9 de agosto de 1706. Belluga se ve obligado a abandonar Murcia para organizar la ofensiva desde Lorca y Totona, no sin antes mandar inundar la huerta murciana abriendo las puertas del Azud Mayor y quebrando las acequias, para dificultar el avance enemigo sobre la ciudad.

Desde las dos ciudades mencionadas el obispo envía refuerzos que, junto a los efectivos murcianos, se atrincheran en una finca cercana a Murcia perteneciente a D. Baltasar Fontes, donde consiguen vencer el avance enemigo y el repliegue del ejercito austracista tras la conocida Batalla del Huerto de las Bombas el 4 de septiembre de 1706.

Belluga puede entonces regresar a Murcia para organizar personal la ofensiva contra el sur valenciano, tomando Orihuela, Elche, Elda y Villena,  y sitiando Alicante. Desde allí y junto a los refuerzos mandados desde Castilla, avanzaron las tropas mandadas por el Obispo sobre la ciudad de  Cartagena, en poder de los aliados, que fue tomada el 18 de noviembre de 1706 con lo que la práctica totalidad de la Diócesis de Belluga quedó bajo el dominio borbónico.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Virrey y Capitán General de Valencia

Tras la toma de Orihuela y en tanto la contienda no permitiera la restitución de las instituciones valencianas, Felipe V creará en aquella ciudad una Audiencia para el gobierno de la región, cuya presidencia recaerá en la persona del Obispo de Cartagena que será nombrado Virrey y Capitán General de Valencia el 10 de octubre de 1706.


La definitiva Batalla de Almansa, en la que no participó Belluga, supuso el comienzo de la conquista de Valencia  y el repliegue catalán de las tropas del Archiduque Carlos. Belluga desde su cargo de Virrey en la retaguardia se encargó de alentar la causa borbónica, procurar hombres, armas y víveres al ejército así como mantener los hospitales y albergues para heridos y mutilados. Pero también en su condición de Obispo, hubo de enfrentarse a los desordenes y abusos que los propios soldados provocaban en las ciudades tomadas, saliendo en defensa de los ciudadanos e invocando la clemencia real sobre muchas de ellas.

Aunque Belluga solicitó reiteradamente al rey su relevo al frente de los cargos valencianos, éstos fueron mantenidos durante varios años, y aún después de producido éste, conservó el de Presidente de la Junta de Defensa de Murcia hasta 1711, cuando incorporado íntegramente a sus funcione de Obispo, rechazó la sede Zaragozana así como todos los honores y recompensas que por su actuación le fueron ofrecidos.

martes, 15 de noviembre de 2011

Fundador de la Gaceta de Murcia

Si bien la intervención de Belluga al frente de los ejércitos de Felipe V fue fundamental para el desarrollo de la guerra de sucesión en los reinos de Valencia y Murcia, su labor como propagandista de la causa borbónica fue sin duda decisiva, por cuanto consiguió convertir una guerra sucesoria en la causa del pueblo español contra los enemigos de la religión católica.

Para ello Belluga se sirvió de todos los medios a su alcance, entre ellos la edición del que es considerado el primer periódico murciano, La gazeta de Murcia, publicado por el impresor del obispo, Vicente LLofríu, “Por mandato de su excelencia” a partir de agosto de 1706.

Desde sus páginas se dieron noticias sobre los más relevantes sucesos de la contienda, instando al pueblo a salir en defensa de sus creencias, y contra los sacrílegos actos que se dieron en muchas de las ciudades tomadas por el ejercito austracista.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

El milagro de la Virgen de las Lágrimas

Un hecho, declarado milagroso por Belluga, vino a reforzar las tesis del Obispo de Cartagena sobre el cariz religioso de la contienda sucesoria.

Mientras la tropas austracistas destruían la ciudad de Alicante, profanando y destruyendo sus templos durante los días 8 y 9 de agosto de 1706, una imagen de la Dolorosa, devoción particular de un tal Francisco López Majuelo en el partido de Monteagudo a las afueras de Murcia, sudó y lloró copiosamente, empapando incluso los manteles sobre los que se hallaba colocada, por lo que se advocó desde entonces como Virgen de las Lágrimas.

Belluga, en un exhorto a sus fieles murcianos, no tardo en declarar “por milagrosas dichas Lágrimas, y sudor, y digna de veneración, y culto la sagrada Reliquia de los Manteles”, considerando que “ya no avían de mirar esta guerra, tanto por causa de justa defensa de su Rey, y su patria, como por causa suya, y de su misma Religión”

La imagen fue mandada llevar a la Catedral de Murcia donde ha recibido culto hasta el 16 de octubre de 1995, en que fue devuelta por el Cabildo Catedral Murciano para su veneración en la iglesia que ordenó levantar Belluga en el lugar del milagro.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Contra los trajes,.....

Con la llegada de Felipe V al trono español se produce un fenómeno de asimilación de ciertas costumbres y modas francesas, que chocaron frontalmente con el pensamiento y carácter del Obispo de motrileño.

Durante su pontificado cartaginés Belluga, dedicó no pocos esfuerzos a combatir estas nuevas formas en el vestir y en el actuar que consideraba atentaban contra la rectitud moral y las costumbres del pueblo español, llegando a publicar hasta tres pastorales contra los “trages, y varios e intolerables abusos” .

La primera de estas pastorales se publicó en 1711, y de ella se dio a la prensa un  Compendio a los pocos meses de su publicación. En 1715 volvería sobre el asunto en un nuevo edicto sobre “la pureza de las costumbres”,  y finalmente en 1722 daría a la prensa una monumental recopilación de cuanto llevaba escrito sobre el particular.

El Profesor Peñafiel Ramón de la Universidad de Murcia, nos ofrece en su trabajo “Costumbres, moral, fieles y clero en la Murcia del Obispo Belluga”, una visión detallada de la pastoral publicada por Belluga en 1715, analizando todos los aspectos que fueron objeto de la atención y reprobación del Cardenal.

domingo, 2 de octubre de 2011

Las Pías Fundaciones murcianas

Hospital de San Juan de Dios, Murcia.
Durante su etapa como Obispo de Murcia, y aún después de ella, el Cardenal Belluga fundó y auspició una extensísima red de instituciones benéficas en su diócesis de Cartagena, que junto a las fundadas en Motril, constituirán sus Pías Fundaciones.
  
La asistencia hospitalaria fue una de sus primeras preocupaciones, mejorando las condiciones del Hospital de San Julián de Murcia, regentado por los Hermanos de San Juan de Dios, y donde creó una Sala para Convalecientes. En Cartagena fundó el Hospital de la Caridad, donde estableció una Hermandad titulada de la Caridad y Protección de Nuestra Señora de los Dolores cuya imagen, Patrona hoy de la ciudad, encargó al napolitano Nícola Fumo.

En 1712 fundó una Casa de Recogida para prostitutas, y en poco después, en 1715, la Casa de niños y niñas huérfanos y expósitos que se dividía en Maternidad, Casa de niños, Casa de Niñas y Casa de no expósitos, institución ésta ultima que ha llegado a nuestros días. Años más tarde fundaría asimismo un Hospicio de Pobres.

Antiguo Colegio de San Leandro, Murcia.
La formación también formó parte del celo benefactor del motrileño, que amén de la reforma del Seminario Diocesano de San Fulgencio, dotó el Seminario de Teólogos de San Isidoro y el Colegio de Infantes de San Leandro.




viernes, 30 de septiembre de 2011

La fianciación de las Pías Fundaciones

“Da al pobre sano para un día, al enfermo y la viuda para una semana, y a la fundación para un siglo”.

Esta frase de Belluga evidencia su carácter pragmático y nos confirma que el Cardenal no podía dejar de prever una fuente de financiación y sostenimiento futuro para la magna obra benefactora que suponían sus Pías Fundaciones.

Belluga, que rechazó todos los honores, posesiones y beneficios que por su participación en la contienda sucesoria le fueron ofrecidos por la corona, emprendió a partir de 1715 una espectacular obra colonizadora tras la cesión de un terreno pantanoso en la ribera del Segura que le solicito a la ciudad de Orihuela, al que se unieron tierras similares cedidas por Guardamar y arrendadas a la ciudad de Orihuela, en 1720 y 1724 respectivamente. En total 5.446 Hectáreas (103.147,24 marjales).

La empresa agrícola emprendida por Belluga, exigía en primer lugar la desecación de tan extenso territorio para su posterior puesta en cultivo, obra que llevó a cabo y que garantizó el sostenimiento de sus Pías Fundaciones por más de un siglo.

Gregorio Canales y José Fernando Vera han realizado un estudio sobre el proceso seguido por Belluga en la zona de Guardamar y la situación actual del mismo, que explica la valentía de la complicada obra de ingeniería emprendida en el siglo XVIII por el motrileño, primera de su índole en España, y la relevancia que tiene en nuestros días.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Las Villas de San Fulgencio, Ntra. Sra. De los Dolores y San Felipe Neri.


Real Villa de Ntra. Sra. de los Dolores

El proyecto colonizador de Belluga llevaría aparejado la creación de tres poblaciones en los terrenos desecados para albergar a los colones a quienes se entregaría las nuevas zonas de cultivo. Las tres grandes devociones de Cardenal dieron nombre a las nuevas poblaciones: San Fulgencio, Nuestra Señora de los Dolores y San Felipe Neri.

Real Villa de San Felipe Neri

San Felipe Neri fue la primera fundación y, junto a Nuestra Señora de los Dolores, le fue condedido el título de Real Villa bajo la protección del Rey Felipe V de Borbón por Real Cédula de Su Majestad de 12 de febrro de 1732. San Fulgencio  fue fundada oficialmente en 1729 gozando asimismo del patronazgo y título de Real Villa.

Las tierras, entregadass en enfiteusis, fueron pobladas por colonos venidos de las zonas limítrofes del obispado, pero tampoco olvidó Belluga a sus paisanos de Motril de donde llegaron algunos pobladores.
Los profesores Gil Olcina y Canales Martínez han analizado en su trabajo “Consolidación de los dominios en las Pías Fundaciones del Cardenal Belluga“ los pormenores de las concesiones de estas tierras así como el proceso seguido hasta la extinción de la fundación de Belluga.

Real Villa de San Fulgencio

jueves, 1 de septiembre de 2011

Creado Cardenal

Belluga fue creado Cardenal de la Santa Iglesia con el título de Santa María Transpontina en el consistorio celebrado en Roma el 29 de noviembre de 1719, un día antes de cumplir los 57 años.

S.S. Clemente XI
Aunque a ningún biógrafo se escapa el apoyo del rey Felipe V para el nombramiento de Belluga lo cierto es que el propio Papa Clemente XI, que lo creo Cardenal, había expresado dos años antes, su intención de incorporar al motrileño en el Sacro Colegio Cardenalicio, reconociendo así la valía de Obispo de Cartagena.

La reacción de Belluga, que por entonces acariciaba la idea de retirarse a algún monasterio para dedicarse a la oración, fue la de renunciar a la dignidad otorgada en carta dirigida al Pontífice el 18 de diciembre de 1719, en la que aducía el voto hecho de no dedicarse sino a su diócesis de Cartagena desistiendo a cualquier otro cargo o dignidad.

Fue necesaria la expresa intervención del Papa, en carta dirigida a Belluga el 20 de marzo de 1720 relevándole del voto hecho y apelando al de obediencia, para la aceptación definitiva del capelo.

Breve de S.S. Clemente XI con el que le envió la birreta

lunes, 29 de agosto de 2011

Vindicación de Belluga

Así titula su obra Juan Ortiz del Barco, seudónimo con que firmaba sus trabajos el cronista motrileño Manuel Rodríguez Martín, con la que quiso salir al paso de algunas teorías que pretendían en Belluga secretas aspiraciones para alcanzar el Capelo cardenalicio.

En la obra, publicada en 1913, Ortiz del Barco trascribe la correspondencia cruzada por Belluga y Clemente XI, demostrando que la aceptación de la púrpura sólo se produjo después del expreso mandato del Santo Padre.


jueves, 25 de agosto de 2011

Los cuatro Santos de Cartagena

Belluga viajó por primera vez a Roma para asistir al cónclave que elegiría a Inocencio XII tras el fallecimiento de Clemente XI, aunque cuando llegó, a finales de mayo de 1721, la elección ya se había producido.
  
Entre los varios asuntos que le retuvieron en la corte romana durante algo más de dos años destaca el que le convertiría en uno de los más reputados purpurados en la defensa de causas de beatificación. Belluga defendió y consiguió diversas gracias referentes al culto a los denominados Cuatro Santos de Cartagena”, San Isidoro, San Leandro, San Fulgencio y Santa Florentina, cuatro hermanos oriundos de la ciudad que daba nombre a su obispado.      

Para San Isidoro consiguió el reconocimiento de Doctor de la Iglesia y la extensión de su oficio a toda al Iglesia Católica. Para San Leandro, Santa Florentina y San Fulgencio oficio propio en toda España; por último consiguió de la Sagrada Congregación de Ritos el reconocimiento de Doctor para éste último y la celebración especial de su fiesta en la diócesis de Cartagena.

Además del Profesor Vilar en su biografía de Belluga, Dª María del Carmen Cremades Griñán ha estudiado en detalle el proceso para la consecución de estos reconocimiento en su trabajo Defensa del cardenal Belluga en la Congregación romana de Ritos de los oficios propios de San Fulgencio y San Leandro”.